Próximas actividades

Próximas actividades: Santa Catalina en Ruguilla (25 de noviembre) y primeras rondas de navidad (8 de diciembre).

jueves, 30 de marzo de 2017

Fuentes y manantiales del Val de San García


Crónica de la jornada de patrimonio "De fuente a fuente" en Val de San García y su entorno, realizada el sábado 25 de marzo de 2017.

¡Por fin es sábado y de momento no llueve! Toda la semana hemos estado siguiendo el pronóstico del tiempo, y los augurios al respecto no eran nada buenos para este día. Más de cincuenta personas estamos en el Centro Social de Val de San García, donde nos han recibido con bizcochos y café calentito, un delicioso desayuno que nos ayuda a entrar en calor en esta fría mañana de marzo. Los troncos arden en la chimenea.

Los vecinos del Val nos reciben con café y bizcochos.
Antes de salir, nos calentamos al orete de la lumbre.
Terminamos de desayunar y Luisa da comienzo con una triste noticia: ha fallecido Blanca, una joven asidua a nuestras jornadas. Hacemos un minuto de silencio en su recuerdo. La vida sigue, y continuamos con las presentaciones como en ocasiones anteriores y nos vamos ya de fuente a fuente.

Primera parada junto a la Fuente de la Plaza.

Junto a la iglesia, la primera fuente, pero esta vez es una fuente moderna que nada tiene que ver con lo sagrado. Luisa nos habla del origen de la localidad, de la que hay constancia escrita en un documento del siglo XIII, concretamente en la dote que le entregó Alfonso X a su amante, doña Mayor Guillén de Guzmán, junto con otras localidades como Cifuentes, Azañón, Viana y Alcocer.

Raúl explica el origen del agua en la Fuente de la Ventanilla.
Entre callejas con sabor de antaño, algunas vacías y abandonadas, salimos del pueblo. Por el camino de Ruguilla llegamos a la Fuente de la Ventanilla, a la que llega el agua canalizada desde el manantial que hay poco más arriba. Al tipo de canalización por la que llega el agua la llaman calzadizo, calzaizo o calzarizo en diferentes localidades del entorno. Sirve como drenaje para que no se encharquen las parcelas y, como en este caso, también para canalizar el agua y llevarla del manantial hasta la fuente.

En la Fuente de la Ventanilla, José Agustín nos indica dónde estaba antes esta fuente...
...y ahora está la salida del calzarizo que actualmente abastece a la fuente.
Las nubes acechan desde arriba, pero no llueve. Hace viento y bastante frío. José Agustín, el alcalde pedáneo de Val de San García, nos habla de "las hacenderas", el antiguo sistema de colaboración solidaria entre la gente del pueblo que aún se sigue haciendo para arreglar y mantener lo que es de uso y disfrute comunitario.

El lavadero nuevo...
...ya no tiene agua.
Seguimos la marcha mientras las nubes se van levantando y dejando pasar algunos rayos de sol.  La segunda parada es en el lavadero nuevo. Se hizo a principios de los años 60. La puerta está cerrada. Hablamos de cómo eran las puertas en aquellos años, al igual que ésta, con dos hojas y la llave puesta. Entramos y el lavadero está vacío de mujeres y de agua. Ya no se lava allí, pero hace poco sirvió de escenario para la exposición “Vacío” de LauraCarrascosa.

La Fuente Vieja y elantiguo lavadero, hoy ya abandonado.
La Fuente Nueva...
...y la Fuente Vieja.
La tercera parada es en la Fuente Nueva, situada a la entrada del pueblo, bonita y con un hermoso pilón. Junto a ella, la Fuente Vieja, utilizado antiguamente como lavadero, aunque hoy ya nadie recuerda su uso. Cerca de allí está el Pozo de los Bueyes, una magnífica obra de cantería con bóveda y escalera para bajar hasta el agua y llenar los cántaros y botijos. Hoy no se usa y está bien protegido para evitar caídas.

Alejandro nos enseña el llamado cardo mariano...
...que tiene propiedades curativas interesantes.
Salimos del Val hacia El Tejar. Por el camino, Alejandro nos habla de algunas florecillas y del popularmente llamado cardo mariano, que tiene un veteado lechoso muy curioso con su leyenda. Cuentan que la Virgen María estaba dando de mamar al Niño Jesús y se le derramó algo de leche que cayó sobre un cardo y, desde entonces, la planta adquirió ese aspecto y obtuvo propiedades curativas, sobre todo para el hígado y el riñón.



El viento sopla, pero el sol no asoma. La cuesta arriba nos ayuda a entrar en calor. Arbustos por doquier. Por el camino, Raúl destaca el cambio litológico (del tipo de rocas), pues de calizas y dolomías se pasa areniscas silíceas, con el consiguiente cambio de las propiedades del suelo, lo cual sirve a Alejandro, Alberto y Meme, nuestros tres biólogos, para hablarnos de la mayor diversidad que esto genera en la vegetación, con diferentes especies de enebros, sabinas, espliego, romero, etc.

Cada planta tiene su porqué y su potencial aprovechamiento.
Ya casi en lo alto, Raúl nos cuenta que estos valles son de tipo estructural (condicionados por la estructura geológica) y en concreto de tipo conforme. Esto último es por la relación con grandes pliegues, de tal forma que los valles son sinformas y las suaves crestas son antiformas, algo que, a pesar de que la intuición indique lo contrario, es poco habitual.

Alejandro nos va enseñando detalles curiosos de las plantas...
...y Alberto también nos habla sobre la vegetación.
También observamos que hay caolín, un tipo de arcilla que aún se explota en el Alto Tajo y muy apreciada para hacer cerámica. En el pueblo sólo recuerdan haberla usado para la construcción, pero Luisa recuerda que Eulalia Castellote en “La Alfarería de Guadalajara” dice que la arcilla para los alfares de Cifuentes la llevaban desde Val de San García.

Junto al antiguo tejar nos explican el proceso de fabricación.
La Fuente del Tejar.
Llegamos al tejar y allí nos cuentan como era el trabajo para elaborar las tejas. Eran temporeros que venían de fuera, en muchas ocasiones de Valencia, y permanecían en el tejar con su familia hasta que acababan los trabajos que les habían encargado. Junto al tejar hay un navajo, un pozo y la Fuente del Tejar, de la que hoy no mana agua.

Bajando a la cueva...
Desde allí nos vamos a la Cueva de la Noguera de la Cueva, curioso nombre teniendo en cuenta que ya no hay ninguna noguera junto a la boca de la sima, pero no dudamos que la hubiera en otro tiempo, ya que da nombre a la misma y serviría como referencia para localizarla, lo cual no nos es tarea fácil.

...y saliendo de ella.
Raúl nos habló del origen kárstico de la cueva y Luisa nos habló de Airón, una antigua divinidad ligada a los pozos.

Volviendo hacia el pueblo.

El estómago nos ruge, no sabemos bien si por el frío o porque ya se acerca la hora de comer. Volvemos al pueblo cuesta abajo y en el Centro Social nos vuelven a acoger. Los troncos arden en la chimenea y Miguel nos espera con una degustación de queso y su miel de la zona de Moranchel.

Un aperitivo y algo de sangría...
...y de paso catamos y llevamos productos locales.
Tras el aperitivo, unos se van y otros nos quedamos. Como de costumbre, comemos “de traje”, es decir, con lo que trajo cada cual. Tortillas y empanadas variadas, quesos y demás viandas viajan de mesa en mesa. De postre, nuestra amiga Manoli, de Durón, nos ha traído algo típico de la semana santa que ya se acerca: unas ricas torrijas.

¡Qué poco duraron las torrijas de Durón!
Tocan a misa. Un sonido también patrimonial que en muchos lugares se está perdiendo. Unos van a misa y otros a componer las coplas contando lo mejor de la jornada, y después a cantarlas. Os dejamos el texto en PDF en este enlace y también aquí:

Enrique no ha podido venir con su instrumento, pero Carlos es alumno avanzado y toca el rabel mientras entonamos a coro. A los vecinos de Val de San García les gustan las coplas y cantan con nosotras. Nos da pena despedirnos, pero todo tiene su fin.

Cantando las coplas compuestas para el momento.
¡Muchas gracias a todas y todos! ¡Hasta la jornada de abril por las fuentes y manantiales de Gárgoles de Arriba!

Gracias a Eduardo y Mari Paz por las fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario