Próximas actividades

Próxima actividad: Jornada de patrimonio de Cifuentes, el camino de Trillo a Sotoca y Ruguilla, el sábado 23 de marzo de 2019.

domingo, 3 de marzo de 2019

De Trillo a Ruguilla por Sotoca

Este próximo sábado 23 de marzo tendrá lugar la segunda Jornada de Patrimonio prevista para 2019 por el Ayuntamiento de Cifuentes, recorriendo el antiguo camino entre Trillo y Sotoca, y luego de Sotoca a Ruguilla, todo ello, una vez más, en las estribaciones de la Alcarria Alta.

Esquema del recorrido de Trillo a Ruguilla pasando por Sotoca, en el mapa de hace un siglo.
Esta primera jornada comenzará en la plaza de Trillo a las 9:30, pasando a continuación a una breve visita guiada por el pueblo. Antes, a las 9:00, está prevista la salida de la Plaza Mayor de Cifuentes para aquellos que quieran compartir vehículo. Además, los más madrugadores podrán desayunar a las 9 en el casco antiguo de Trillo (Calle de Enmedio, 54), por gentileza del Ayuntamiento de Trillo y de la empresa de productos locales que otras veces nos agasaja en la localidad de destino.

La ermita de Santa Barbara culmina el cerro de Ruguilla.
A las 10:00 será la salida andando hacia Sotoca y Ruguilla. La llegada al destino final está prevista hacia las 14:00, visitando antes y después de comer algunos lugares de interés por el camino y en Sotoca y Ruguilla. Los participantes que lo deseen podrán comer en el bar con lo que hayan traído. Un productor local de miel nos ofecerá sus productos durante la comida. En cualquier caso, tanto en Cifuentes como en Trillo y otros pueblos del entorno hay restaurantes que ofrecen buen menú a buenos precios. En este enlace puedes ver un listado (se recomienda llamar antes).

Perfil del recorrido (escala vertical exagerada).
La distancia total del recorrido es de menos de 9 km de dificultad media variable, por caminos de tierra y sendas por el monte, tanto en terreno llano como con pendiente fuerte en algún tramo, y tanto de subida como de bajada. De hecho, hay una pequeño tramo (unos 100 m) de subida fuerte que no podremos hacer por la rampa en zig-zag que había antes (ya veremos por qué), y que nos tocará subirlo con cuidado de no caer. Si alguien tuviera problemas graves, el vehículo de apoyo puede llevarle hasta el siguiente punto de encuentro.

Por otro aldo, debido al abandono del camino y del campo en general en las últimas décadas, la vegetación ha ido creciendo y en algunos tramos están colonizados por aliagas y otras plantas espinosas. Por ello, recomendamos el uso de pantalón largo.

Una vez en Ruguilla, se transportará a los conductores de vuelta a Trillo para recoger sus coches, y se coordinará el transporte de vuelta para las personas de Trillo que nos hayan acompañado. Se recomienda llevar calzado adecuado, gorra y protección solar o para la lluvia, según el tiempo que haga, así como agua y algún tentempié para el camino. La predicción del tiempo atmosférico está disponible en este enlace.

Se trata de una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con el Ayuntamiento de Trillo, y las vecinas y vecinos de Trillo, Sotoca y Ruguilla. Para participar no hace falta reservar. Basta con presentarse a las horas indicadas en los lugares de encuentro.

Para obtener más información recomendamos llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puedes escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es



Documentación disponible:


- Folleto (díptico) con el programa de la actividad y mapa del recorrido (PDF de 628 Kb).



- Cartel para imprimir, con el programa general de jornadas de patrimonio para 2019, en formato PDF (1 Mb) y en formato JPG (230 Kb).



- Cartel para imprimir, con el programa específico de esta jornada de Trillo a Ruguilla, en formato PDF (274 Kb) y en formato JPG (134 Kb).
- Archivo KMZ del recorrido (para ver con GoogleEarth, GoogleMaps u otros geolocalizadores).

sábado, 2 de marzo de 2019

Crónica de la jornada de Henche a Gárgoles de Abajo



¡Por fin 23 de febrero! Estábamos ansiosos esperando esta fecha para que dieran comienzo de nuevo las Jornadas de Patrimonio en Cifuentes. Y es que, desde octubre del año pasado que recorrimos la Ruta de la Lana, ya han pasado cuatro meses.

Henche, desde el camino a Gárgoles de Arriba, que no es por el que fuimos...
Comenzamos en un día alegre, que parece de primavera, pues aunque hacía frío a primera hora de la mañana, el sol va levantando y promete dar calor. En la plaza de Henche encontramos un cartel en el que, con una flecha, nos indican que vayamos yendo hacia el bar de la localidad. Allí Adriana nos está preparando unos “gogosis” riquísimos y un delicioso café. ¡Todo un detalle por parte del Ayuntamiento esta invitación a desayunar!

Pocos de los participantes madrugadores pudieron resistirse a esta agradable bienvenida.
Reconfortados, nos reunimos en la plaza, donde Luisa comienza las presentaciones de la actividad. Hoy hay muchos participantes. Más de cien, dicen algunos, aunque saliendo de Henche, Eduardo y Fernando contaron... ¡más de 130!

Luisa presenta a los colaboradores habituales (Enrique, Alejandro, Raúl, Fernando, Natalia…) y se olvida de Eduardo, su marido, que colabora en la logística y también es un excelente fotógrafo y repostero que nos alegra siempre el final de la jornada (es quien nos hace las empanadillas de cabello de ángel y los afamados licores de Morillejo).

José Luis y Ángel, alcaldes respectivamente de Cifuentes y Henche, nos van a acompañar toda la jornada con los vehículos de protección civil y luego, al final de la actividad, llevarán a los conductores a recoger sus coches.También están Marco, concejal de Cifuentes, y Nieves, concejala de Henche quien con unos cuantos vecinos de la localidad nos guiarán en la visita al pueblo. Narciso, vecino de Henche ya octogenario, también nos acompaña.

Iglesia de Henche.
En la visita inicial nos asombra la iglesia, con una portada de arco apuntado, de estilo gótico, que debió hacerse en el siglo XIII. En el interior hay una pila muy curiosa y bonita para santiguarse, en la que podemos apreciar concreciones calcáreas marcando el borde del agua, y lo mejor de todo: la cúpula octogonal de artesonado mudéjar, que es una maravilla, parecida a la de la iglesia de Armallones.

Seguimos por calles estrechas que serpentean, suben, bajan y se retuercen. Algunas de las casas nos muestran su estructura de adobe. Nieves recuerda, de cuando era pequeña, lo que gozaba pisando la pasta de arcilla arenosa y paja para preparar la masa que luego será el adobe.

A las afueras de Henche nos sorprende una gran casa de ladrillo con varios ventanales cegados que ya figura en un plano del pueblo de 1906. Natalia nos dice que Celia, la actual dueña del edificio, le contó que su abuelo se fue a lo que se llamaba “hacer las Américas”, volvió con unos ahorros y se construyó esta “Casa de Postas”.

Vamos bajando hacia la fuente y a nuestra derecha nos sorprende una reguera con pequeñas piletas de vez en cuando. Nos cuentan los vecinos que ahí es donde lavaban y también fregaban los cacharros las vecinas de la calle. En Henche nunca hubo lavadero, se lavaba ahí o en arroyo del barranco.

Sacada de su contexto, una noria nos recuerda cómo era su funcionamiento.
En el parque, una noria que hoy luce como pieza de museo, subió en otro tiempo el agua del barranco para acercarla a los vecinos, según nos dice Ángel.

La Fuente Vieja abasteció a la población de Henche antes de que llegara el agua corriente a las casas.
Nos detenemos junto a la Fuente Vieja, con pileta para las personas y pilón para los animales. Enrique nos habla de la procedencia y calidad del agua, con bastante cal, y Luisa nos habla de los usos del agua y las fuentes relacionados con diversas tradiciones y creencias, en especial relacionadas con la fertilidad.

Aquí hay algo que no cuadra...
Cruzamos el barranco por un puente medieval en apariencia, aunque pudo ser romano en origen. Nos sorprenden los viejos chopos del río, de los que Alberto nos explica cómo consiguen sobrevivir y porqué tienen esa forma tan peculiar, fruto de su aprovechamiento para obtener ramas rectas y largas que sirvan para envigados.

Parada en los conglomerados, a la salida de Henche.
Salimos del pueblo cuesta arriba, por el viejo camino zigzagueante y empedrado en algunos tramos. A mitad del camino, Enrique y Raúl nos hablan de los diferentes tipos de rocas que vemos en la subida, y Alejandro sobre el paisaje que vemos abajo a lo lejos: la llanura aluvial que se inunda periódicamente, dando lugar a fértiles valles donde abundaban las huertas.

Al llegar al alto, el camino es una agradable senda.
Ya en el alto, apreciamos que el camino desaparece comido por los cultivos. Los caminos de herradura se van abandonando por otros más cómodos en los que podemos ir en coche, y al final se pierden. Tan sólo vemos un campo labrado, pero sabemos por mapas antiguos que el camino atravesaba este sembrado.

Natalia nos cuenta sobre la gayuba y sus usos.
El sendero se estrecha y entre la vegetación caminamos en fila india. Natalia nos pide que nos detengamos un momento para que nos fijemos en la gayuba, una planta rastrera a la que en muchos lugares llaman “alfombra de monte” por su forma de extenderse. Alejandro nos explica más cosas sobre sus características y propiedades medicinales. Natalia nos habla de las curanderas y parteras. Aquellas mujeres que poseían el conocimiento de las plantas y actuaban como boticarias y médicas.
El camino está aterraplanado y nos cuentan un poco más sobre aquel ferrocarril que nunca llegó ni a Henche ni a los pueblos de la Alcarria. ¡Otro gallo cantaría si se hubiera hecho! Puede que no existiera la despoblación actual…

Enrique y Raúl nos cuentan la geología del entorno.
Más adelante hay una parada geológica en la que Enrique y Raúl nos hablan de la formación de la Alcarria y de cómo era el paisaje hace millones de años. ¡Ahí es nada!

Alejandro explica la vegetación y sus porqués.
Atravesamos un hermoso quejigar, o más bien robledal, como lo llaman aquí. Por el camino, Enrique nos muestra varios tipos de agallas en los árboles y en el rosal silvestre, explicando el origen de estos interesantes “tumores” que generan las plantas entorno a los insectos invasores.

Por el camino disfrutamos de un fantástico quejigar. ¿O era un robledal?
Patrimonio natural y tecnología.
El camino es más llano ahora. A lo lejos, vemos las Tetas de Viana y alineadas con su “canalillo” están las torres de la Central Nuclear de Trillo. Más de uno quiere ver cierto erotismo en el paisaje…

A la sombre de la encina, Enrique nos habla sobre la necesidad de inventariar los árboles singulares.
Desde el Pozo de los Enamorados vemos la Fuente del Judío.
La comitiva se aproxima a Gárgoles de Abajo en procesión.
En la bajada hacia el río vemos la toba calcárea que se depositó aquí hace miles de años.
Ya se ve nuestro pueblo de destino. Nos detenemos para observar la toba, que es el tipo de roca en la que están excavadas las cuevas de Gárgoles que vamos a ver ahora. La toba se forma cuando el carbonato cálcico que hay en el agua precipita sobre las plantas del cauce fluvial. Aquí se formó hace muchos años, pero se sigue formando hoy en día en otros sitios: cascada de Cívica, Aguaspeña de Checa... ¡Uf, se puede formar también sobre la basura que tiramos! Dentro de lo malo, será algo bueno para los estudios arqueológicos del futuro, ya que hay objetos que se pueden conservar dentro de la toba.

Matilde y Raquel nos traen unas patatas asdas para chuparse los dedos...
...y nada mejor que regarlas con el fabuloso vino de Gabriel.

Cruzamos con cuidado la carretera, un pequeño repecho y ya nos esperan Gabriel y Matilde a la entrada de su cueva. Abrir la cueva es más que abrir su casa, es abrir también su corazón. ¡Y también nos ofrecen su vino! Matilde y su hija Raquel llegan cargadas con una espuerta de patatas asadas calentitas, recién sacadas de la estufa. ¡Deliciosas! Estamos muy a gusto, pero nos tenemos que marchar. 


A la puerta de su cueva, Ángel Luis ofrece una cata de sus productos...
...y un excelente aperitivo bien regado para calmar hambre y sed.
Nos esperan Miguel y Ángel Luis con su degustación de queso, miel y aceite de estas tierras alcarreñas. ¡Otra cueva abierta! ¡Qué bien! Hoy las cuevas se utilizan como bodegas pero nos cuentan que, a finales del siglo pasado, unas cuantas se utilizaron para cultivar champiñón.

Buenos momentos compartidos en buena compañía.
José Luis y Ángel hacen viajes llevando a los conductores a Henche para recoger los coches. Más de uno tiene allí su comida. Los demás nos vamos al bar, donde Almudena y Jesús nos han preparado unas mesas en el patio para que podamos comer a gusto y así lo hacemos. Tortillas variadas, entre las que no falta la de Pilar que desde hace unos años lleva el título de “tortilla de patrimonio”, chorizos, empanadas, ensaladas y demás viandas regadas con vino, cerveza y refrescos. Con la sed que traíamos y el hambre acumulada, ¡qué bien sienta todo después de la caminata!

A los postres desfilan el bizcocho de Isabel y las empanadillas de Eduardo. El licor de Morillejo nos pone a tono para componer, o mejor dicho recomponer, unas coplas. Pilar nos trae ya una plantilla coplera, y entre unos y otros las escribimos.

Un grupo grande nos vamos con Luisa y Pilar, la bibliotecaria de Gárgoles de Abajo, a recorrer el pueblo. Matilde y Raquel nos esperan en la iglesia, que nos sorprende por su torre y su tamaño. ¡Señorial, su portada manierista! Al interior poco queda del esplendor de otros tiempos. Vemos parte de su retablo y su órgano en unas fotos que nos trae Luisa, porque en la guerra destruyeron casi todo. Sin embargo, cuando siempre se habla de patrimonio que desaparece, en este caso, ha sido lo contrario. Alguien escondió y custodió dos tablas del retablo durante la contienda y hoy en día lucen de nuevo en la iglesia aunque su emplazamiento ya no sea el mismo. El altar mayor que vemos lo trajeron de Torrecilla del Ducado después de la guerra, y fue restaurado.

Recorremos la plaza mayor hablando de historia y de arquitectura popular. Seguimos calle arriba hacia la ermita de la Soledad. Luisa nos habla de su tipología hecha a propósito con dos puertas para celebrar la procesión del Encuentro el Domingo de Resurrección. Mari Val, una jóven gargoleña, nos invita a acudir allí la tarde-noche del Viernes Santo para que escuchemos cantar a los hombres, que lo hacen con un gran sentimiento e impresiona.

Calle abajo, de nuevo hacia el río Cifuentes, vemos la Fuente de los Ocho Caños, cruzamos por el puentecillo de lomo de asno y seguimos hasta la fábrica de papel. Pilar nos habla de su origen y de su uso hasta los años ochenta. Recuerda con nostalgia que allí se aficionó a leer siendo aún muy pequeña. Su tío, que trabajaba allí, le dejaba que bajase a leer cuentos que luego se reciclarían para hacer la pasta de papel. Sería estupendo si se pudiera hacer un museo en la fábrica, como se ha hecho en otros lugares.

Raúl nos lee las coplas antes de cantarlas al son de las rabeladas.
De vuelta al bar, nos espera el grupo de rabelistas, compositores y cantantes que ya tienen las coplas listas. Puedes bajarte el PDF y verlas en este enlace. Raúl recita las coplas y acto seguido las cantamos a coro al ritmo de los instrumentos.

Y colorín colorado, esta crónica se ha acabado. Nos veremos justo dentro de un mes, el 23 de marzo, que iremos de Trillo a Sotoca y luego a Ruguilla. ¡Os esperamos!

¡Muchas gracias a Eduardo, Fernando y Luisa por las fotos!

viernes, 25 de enero de 2019

De Henche a Gárgoles de Abajo

Este próximo sábado 23 de febrero tendrá lugar la primera Jornada de Patrimonio prevista para 2019 por el Ayuntamiento de Cifuentes, recorriendo el antiguo camino entre Henche y Gárgoles de Abajo, en las estribaciones de la Alcarria Alta.

Esquema del recorrido de Henche a Gárgoles de Abajo en el mapa del IGN de hace un siglo.
Esta primera jornada comenzará en la plaza de Henche a las 9:30, pasando a continuación a una visita guiada por el pueblo. Antes, a las 9:00, está prevista la salida de la Plaza Mayor de Cifuentes para aquellos que quieran compartir vehículo, y quien quiera y pueda llegar antes a Henche, podrá ir desayunando en el bar del pueblo los deliciosos buñuelos rumanos (gogosi) que prepara Adriana.

Quien llegue pronto a Henche podrá degustar los buñuelos que prepara Adriana.
A las 10:00 será la salida andando hacia Gárgoles de Abajo. La llegada está prevista hacia las 14:00, visitando antes y después de comer algunos lugares de interés por el camino y en Gárgoles. Una empresa de productos locales nos invitará a una degustación, y a continuación los participantes que lo deseen podrán comer en el Bar El Peñón con lo que hayan traído. Aparte de las bebidas (refrescos, cafés, chupitos), Almudena y Jorge nos ofrecen la posibilidad de encargar bocadillos, pero tiene que ser llamando al teléfono 949817873 hasta el jueves 21 (antes del viernes). En cualquier caso, tanto en Cifuentes como en Trillo hay restaurantes que ofrecen buen menú a buenos precios.
Perfil del recorrido (escala vertical exagerada).
La distancia total del recorrido es de unos 9 km, de dificultad media variable, por caminos de tierra y sendas por el monte, tanto en terreno llano como con pendiente fuerte en algún tramo, y tanto de subida como de bajada. Al respecto, debido al abandono que han sufrido el camino y el campo en general en las últimas décadas, la vegetación ha ido creciendo y en algunos tramos está colonizado por aliagas y otras plantas espinosas. Por ello, recomendamos encarecidamente el uso de pantalón largo.

Una vez en Gárgoles, se transportará a los conductores de vuelta a Henche para recoger sus coches, y se coordinará el transporte de vuelta para las personas de Henche que nos hayan acompañado. Se recomienda llevar calzado adecuado, gorra y protección solar o para la lluvia, según el tiempo que haga, así como agua y algún tentempié para el camino. La predicción del tiempo atmosférico está disponible en este enlace. Antes de salir de Henche pasaremos por la conocida como Fuente Vieja, donde podemos coger agua para el camino.

Cartel con el programa específico de esta primera jornada de 2019.
Se trata de una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con el Ayuntamiento de Henche, y las vecinas y vecinos de Henche y de Gárgoles de Abajo. Para participar no hace falta reservar. Basta con presentarse a las horas indicadas en los lugares de encuentro.

Para obtener más información recomendamos llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puedes escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es


Documentación disponible:

- Folleto (díptico) con el programa de la actividad y mapa del recorrido (PDF de 550 Kb).


- Cartel para imprimir, con el programa general de jornadas de patrimonio para 2019, en formato PDF (1 Mb) y en formato JPG (230 Kb).


- Cartel para imprimir, con el programa específico de esta jornada de Henche a Gárgoles de Abajo, en formato PDF (265 Kb) y en formato JPG (140 Kb).

- Archivo KMZ del recorrido (para ver con GoogleEarth, GoogleMaps u otros geolocalizadores).

lunes, 19 de noviembre de 2018

Programa de jornadas de patrimonio en Cifuentes para 2019

Ya tenemos el programa para las jornadas de patrimonio del próximo año 2019 en Cifuentes:

Cartel con el programa de excursiones para 2019.

Por octavo año consecutivo desde que se inauguraran estas jornadas de patrimonio en 2012, la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Cifuentes organiza una nueva serie de Jornadas de Patrimonio en 2019 bajo el lema "Caminos que unen pueblos" (segundo de la trilogía 2018-2020). El objetivo es dar a conocer, mediante rutas de senderismo guiado, los pueblos del entorno de Cifuentes, recuperando los caminos hoy ya poco conocidos u olvidados que les sirvieron de unión.

Jornada del 26 de mayo de 2018 a su paso por Morillejo.
Cifuentes fue durante cientos de años cabecera comarcal y núcleo de comercio a donde era necesario acudir para vender y comprar, así como para realizar gestiones. El nuevo programa de recorridos guiados busca rememorar aquellos viajes, y a la vez dar a conocer el patrimonio natural y cultural a lo largo del camino y en su entorno inmediato. Las salidas tendrán lugar el cuarto sábado de cada mes de febrero a junio de 2019 con el siguiente programa:

  • Sábado 23 de febrero:  Henche - Gárgoles de Abajo (8 km)
  • Sábado 23 de marzo:  Trillo - Sotoca - Ruguilla (8 km)
  • Sábado 27 de abril:  El Sotillo - La Tajera - Cifuentes (15 km)
  • Sábado 25 de mayo:  Morillejo - Sotoca (12 km)
  • Sábado 22 de junio:  Canredondo - Huetos (10 km)
Jornada del 24 de marzo de 2018, llegando a Gargolillos.
Se trata de una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con las vecinas y vecinos de los pueblos de origen y destino. No hace falta reservar. Para obtener más información puedes llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puedes escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es
 

miércoles, 24 de octubre de 2018

Sexta Marcha por el Camino de la Lana



Foto de familia del grupo. Éramos más de 100...
Hoy, sábado 20 de octubre, recorreremos el Camino de La Lana que atraviesa el término de Cifuentes. Jueves y viernes estuvo lloviendo sin parar, sobre todo ayer. Algunos que se habían apuntado, al final, no se han animado. En cambio, otros han venido sin apuntarse, al ver a última hora que el pronóstico pintaba bien. El cielo está encapotado pero se ven claros que prometen.

Nos agrupamos mientras se reparten las credenciales.
Como en ocasiones anteriores, nos acompañan miembros de la Asociación del Camino de Santiago de Guadalajara. Nos han traído unos calendarios de bolsillo que estamos entregando junto con las credenciales que deberemos sellar en los cuatro pueblos por los que pasaremos. Con los dos euros que dimos cada uno el año pasado, se han hecho mejoras en el albergue de Cifuentes y se seguirán haciendo con lo que se recaude este año. ¡Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones!

Un chocolate caliente con bizcochos sienta bien para empezar la jornada.
¡Qué bien sienta el chocolate calentito y los bizcochos mientras nos saludamos! Nuestra historiadora y arqueóloga Luisa se sube al estrado del ayuntamiento de Gárgoles de Abajo y nos presenta a Enrique y a Alejandro, que serán nuestros guías en materia de geología y biología respectivamente. Juntos nos irán interpretando el recorrido a lo largo del camino.

Luisa va haciendo las presentaciones del día.
¡Un hurra para los cocineros y cocineras del desayuno! ¡Y otro para Matilde, una vecina de localidad que nos ofrece rosquillas caseras y licor de café! Agradecemos también por acompañarnos a José Luis Tenorio, alcalde de Cifuentes, y a Juan José Hita, presidente de la Asociación de los Caminos de Santiago de Guadalajara.

Foto de familia ante la iglesia de Gárgoles de Abajo.
Sin más, emprendemos la marcha con primera parada en la iglesia de Gárgoles de Abajo, que sorprende a todos por su gran tamaño y una magnífica portada manierista. Al interior tiene un pequeño retablo que nada tiene que ver con el que había antes de la guerra civil, en que utilizaron la iglesia como teatro y salón de baile. El órgano barroco tampoco se libró de los destrozos.


La siguiente parada la hacemos junto a la Fuente del Parador o de los Nueve Caños. Luisa nos explica el origen de este Camino de la Lana que también es Camino a Santiago.

Puente medieval sobre el río Cifuentes.
Cruzamos el puente sobre el río Cifuentes y emprendemos el camino a Gárgoles de Arriba, pasando junto a la chimenea de la vieja fábrica de papel, hoy en ruinas y que tanta vida diera al pueblo.


El agua del río baja alegre y saltarina. Un reguerillo baja ocupando parte del camino. ¡Qué agua tan limpia!

Caminamos sin prisa y sin pausa, que no queremos retrasarnos mucho, pues hemos salido más tarde de lo previsto.


A la entrada de Gárgoles, en un corte del terreno, nuestro geólogo Enrique nos cuenta cosas interesantes sobre el transporte y la sedimentación fluvial que hubo por aquí hace millones de años.
 

María está ya en la iglesia, que nos abre para la ocasión. La iglesia actual está orientada norte-sur, lo cual es algo extraño, aunque saliendo fuera y rodeándola por su derecha vemos que está hecha sobre una iglesia románica anterior orientada este-oeste, como se supone que debería ser. Nos sorprende su chapitel parecido al de las iglesias del norte de Francia y de los Paises Bajos.


En la puerta de la iglesia, Enrique nos habla de las diferencias y características de la toba y la arenisca en los sillares que forman la entrada de la iglesia. Diferentes propiedades para diferentes usos.


Breve parada de algunos en el bar de Consuelo, pero llevamos prisa porque ya acumulamos bastante retraso respecto al programa previsto. María nos acompaña con la llave de la ermita de San Blas. Por el camino, Enrique se detiene y nos habla con más detalle de la toba. Aquí se encuentran ejemplares en los que vemos mejor los moldes que dejaron los tallitos de plantas que vivieron hace miles de años.

En la ermita, Luisa nos habla de San Blas y del monasterio que fundó allí el Infante don Juan Manuel para monjas dominicas, y que el Duque de Lerma se las llevó para su ciudad en el siglo XVII. Junto a la ermita, Alejandro nos explica porqué los árboles cambian el color de las hojas en otoño.



Nos desviamos ligeramente del camino principal para ver las ruinas de la villa romana. La parcela está cercada y con puerta que nos abre el personal del ayuntamiento, y nos acercamos para observar las estructuras de la pequeña urbe y tener una mejor visión de conjunto. Luisa nos muestra el plano de lo excavado en los años 80, y fotografías de los mosaicos, mientras nos cuenta sobre la historia asociada.


Seguimos hacia Cifuentes sin detenernos, que el tiempo apremia. A la entrada, la balsa y el nacimiento del Cifuentes, ese río que nos ha ido acompañando a lo largo del recorrido. Breve pausa y quedamos junto a la Puerta de Santiago de la Iglesia de El Salvador, con su magnífica portada románica de la que Luisa nos cuenta algunos detalles y curiosidades.


El pórtico de Santiago de la Iglesa del Salvador.
El cansancio se empieza a notar. Ya tenemos selladas tres de las casillas de nuestra cartilla de peregrino. ¡A por la última que ya sólo queda una legua! Caminamos a buen ritmo y por fin llegamos a destino.


A la entrada de Moranchel nos espera Miguel con su aperitivo de miel y queso acompañados de agua y vino. Vamos callejeando por el pueblo camino de la plaza y algunos se detienen para ver y fotografiarse junto a los trampantojos de Asun.



Frente al bar del pueblo están cocinando las migas. Nos ofrecen un buen plato, un vaso de limonada y posibilidad de repetir. Todo buenísimo. Alguno repetimos, y otros tripiten de ambas cosas. A los postres nos deleitan el paladar galletitas, empanadillas de cabello de ángel, y licores.

Algunos acompañados por Luisa nos vamos a ver la iglesia y en detalle algunos trampantojos de Asun Vicente. Preciosos todos. Este verano ha pintado dos, el de los pájaros y el de la floristería, aunque este último no lo ha terminado aún. En su blog: http://floresdemoranchel.blogspot.com/ hemos ido viendo el proceso de su pintura, pero en la realidad se ven aún más bonitos.
Otros se van yendo en los vehículos del ayuntamiento a recoger sus coches.


Para completar el día, como dice Enrique, “nos ponemos en modo copla” y a componer versos (octavas asonantes) que cuenten la jornada. Poco a poco van fluyendo y en un periquete ya están (puedes leerlas en este enlace). A ritmo de rabeles las cantamos. Enrique, nuestro profe de rabel, toma el instrumento de Carlos que es más grande y ofrece mejor y mayor sonoridad. Animados a cantar, seguimos con canciones populares que Pilar ha recopilado y también las rabeladas que nos ofrece el libro de Candeal. Para terminar, Juanjo nos canta un bolero inolvidable: “Nosotros”.

Finalmente, con el dolor de lo bueno que se acaba, nos despedimos. ¡Hasta la próxima!