Próximas actividades

Próximas actividades: feria tradicional de Cifuentes (26 a 28 de octubre) y III Encuentro de Rondas de Navidad (8 de diciembre).

miércoles, 24 de octubre de 2018

Sexta Marcha por el Camino de la Lana




Foto de familia del grupo. Éramos más de 100...

Hoy, sábado 20 de octubre, recorreremos el Camino de La Lana que atraviesa el término de Cifuentes. Jueves y viernes estuvo lloviendo sin parar, sobre todo ayer. Algunos que se habían apuntado, al final, no se han animado. En cambio, otros han venido sin apuntarse, al ver a última hora que el pronóstico pintaba bien. El cielo está encapotado pero se ven claros que prometen.

Nos agrupamos mientras se reparten las credenciales.
Como en ocasiones anteriores, nos acompañan miembros de la Asociación del Camino de Santiago de Guadalajara. Nos han traído unos calendarios de bolsillo que estamos entregando junto con las credenciales que deberemos sellar en los cuatro pueblos por los que pasaremos. Con los dos euros que dimos cada uno el año pasado, se han hecho mejoras en el albergue de Cifuentes y se seguirán haciendo con lo que se recaude este año. ¡Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones!

Un chocolate caliente con bizcochos sienta bien para empezar la jornada.
¡Qué bien sienta el chocolate calentito y los bizcochos mientras nos saludamos! Nuestra historiadora y arqueóloga Luisa se sube al estrado del ayuntamiento de Gárgoles de Abajo y nos presenta a Enrique y a Alejandro, que serán nuestros guías en materia de geología y biología respectivamente. Juntos nos irán interpretando el recorrido a lo largo del camino.

Luisa va haciendo las presentaciones del día.
¡Un hurra para los cocineros y cocineras del desayuno! ¡Y otro para Matilde, una vecina de localidad que nos ofrece rosquillas caseras y licor de café! Agradecemos también por acompañarnos a José Luis Tenorio, alcalde de Cifuentes, y a Juan José Hita, presidente de la Asociación de los Caminos de Santiago de Guadalajara.

Foto de familia ante la iglesia de Gárgoles de Abajo.
Sin más, emprendemos la marcha con primera parada en la iglesia de Gárgoles de Abajo, que sorprende a todos por su gran tamaño y una magnífica portada manierista. Al interior tiene un pequeño retablo que nada tiene que ver con el que había antes de la guerra civil, en que utilizaron la iglesia como teatro y salón de baile. El órgano barroco tampoco se libró de los destrozos.


La siguiente parada la hacemos junto a la Fuente del Parador o de los Nueve Caños. Luisa nos explica el origen de este Camino de la Lana que también es Camino a Santiago.


Cruzamos el puente sobre el río Cifuentes y emprendemos el camino a Gárgoles de Arriba, pasando junto a la chimenea de la vieja fábrica de papel, hoy en ruinas y que tanta vida diera al pueblo.


El agua del río baja alegre y saltarina. Un reguerillo baja ocupando parte del camino. ¡Qué agua tan limpia!

Caminamos sin prisa y sin pausa, que no queremos retrasarnos mucho, pues hemos salido más tarde de lo previsto.


A la entrada de Gárgoles, en un corte del terreno, Enrique nos cuenta cosas interesantes sobre el transporte y la sedimentación fluvial.
 

María está ya en la iglesia, que nos abre para la ocasión. La iglesia actual está orientada norte-sur, lo cuañ es algo extraño, aunque saliendo fuera y rodeándola por su derecha vemos una iglesia románica anterior orientada este-oeste, como debe ser. Nos sorprende su chapitel parecido al de las iglesias del norte de Francia y de los Paises Bajos.


Enrique nos habla de las diferencias y características de la toba y la arenisca en los sillares que forman la entrada de la iglesia.


Breve parada de algunos en el bar de Consuelo, pero llevamos prisa porque ya acumulamos bastante retraso respecto al programa previsto. María nos acompaña con la llave de la ermita de San Blas. Por el camino, Enrique se detiene y nos habla con más detalle de la toba. Aquí se encuentran ejemplares en los que vemos mejor los moldes que dejaron los tallitos de plantas que vivieron hace miles de años.

En la ermita, Luisa nos habla de San Blas y del monasterio que fundó allí el Infante don Juan Manuel para monjas dominicas, y que el Duque de Lerma se las llevó para su ciudad en el siglo XVII. Junto a la ermita, Alejandro nos cuenta el porqué de la variedad de colores de las hojas en otoño.



Nos desviamos ligeramente del camino principal para ver las ruinas de la villa romana. La parcela está cercada y con puerta que nos abre el personal del ayuntamiento, y nos acercamos para observar las estructuras y tener una mejor visión de conjunto. Luisa nos muestra el plano de lo excavado en los años 80, y fotografías de los mosaicos, mientras nos cuenta sobre la historia asociada.


Seguimos hacia Cifuentes sin detenernos, que el tiempo apremia. A la entrada, la balsa y el nacimiento del Cifuentes, ese río que nos ha ido acompañando en todo el recorrido. Breve pausa y quedamos junto a la Puerta de Santiago de la Iglesia de El Salvador, con su magnífica portada románica de la que Luisa nos cuenta algunos detalles y curiosidades.


El pórtico de Santiago de la Iglesa del Salvador.
El cansancio se empieza a notar. Ya tenemos selladas tres de las casillas de nuestra cartilla de peregrino. ¡A por la última que ya sólo queda una legua! Caminamos a buen ritmo y por fin llegamos a destino.


A la entrada de Moranchel nos espera Miguel con su aperitivo de miel y queso acompañados de agua y vino. Vamos callejeando por el pueblo camino de la plaza y algunos se detienen para ver y fotografiarse junto a los trampantojos de Asun.



Frente al bar del pueblo están cocinando las migas. Nos ofrecen un buen plato, un vaso de limonada y posibilidad de repetir. Todo buenísimo. Alguno repetimos, y otros tripiten de ambas cosas. A los postres nos deleitan el paladar galletitas, empanadillas de cabello de ángel, y licores.

Algunos acompañados por Luisa nos vamos a ver la iglesia y en detalle algunos trampantojos de Asun Vicente. Preciosos todos. Este verano ha pintado dos, el de los pájaros y el de la floristería, aunque este último no lo ha terminado aún. En su blog: http://floresdemoranchel.blogspot.com/ hemos ido viendo el proceso de su pintura, pero en la realidad se ven aún más bonitos.
Otros se van yendo en los vehículos del ayuntamiento a recoger sus coches.


Para completar el día, como dice Enrique, “nos ponemos en modo copla” y a componer versos (octavas asonantes) que cuenten la jornada. Poco a poco van fluyendo y en un periquete ya están. A ritmo de rabeles las cantamos. Enrique, nuestro profe de rabel, toma el instrumento de Carlos que es más grande y ofrece mejor y mayor sonoridad. Animados a cantar, seguimos con canciones populares que Pilar ha recopilado y también las rabeladas que nos ofrece el libro de Candeal. Para terminar, Juanjo nos canta un bolero inolvidable: “Nosotros”.

Finalmente, con el dolor de lo bueno que se acaba, nos despedimos. ¡Hasta la próxima!

Crónica de la VII Marcha por el Camino Viejo de Carrascosa a Trillo



Llegando al monasterio de Óvila.
Hoy sábado 29 de septiembre madrugamos para acudir a la VII Marcha al Monasterio de Óvila.
Algunos han salido desde Sotoca de Tajo a las 7:40 con Raúl, para ver por el camino algunas cosas interesantes de la geología del entorno. Otros hemos madrugado un poco menos y salimos del mismo punto a las 9:15. La temperatura es agradable y no va a llover. Disfrutamos del camino. El viento sopla suavemente y el campo huele a romero y tomillo.

Vista de lo que queda del monasterio de Óvila.
Ya junto al monasterio, nos encontramos con el grupo que viene de Trillo y nos adentramos en la finca de Óvila para unirnos a los de Carrascosa y a los que habían salido con anterioridad de Sotoca. Somos unos cincuenta, un buen grupo. Pablo, el alcalde de Carrascosa, nos habla sobre el monasterio y el motivo reivindicativo de esta marcha.

Foto de familia a la entrada del monasterio.
En las ruinas del monasterio nos hacemos una foto y pasamos al interior, donde Luisa nos cuenta más detalles sobre la historia de este conjunto monacal, y alguna historia que ocurrió en el mismo.

En el claustro del monasterio.
Raúl nos habla de la piedra de toba, que es con la que se construyó la parte más antigua del cenobio, y de dónde la pudieron traer. El sol nos acompaña y ya no molesta como en el mes de agosto. Recorremos el claustro y los restos de otras dependencias.

Luisa explica la estructura y significado del monasterio.
Pablo nos invita a que vayamos a Carrascosa y algunos emprenden la marcha hacia allí. Mientras, otros volvemos a Sotoca a recoger los coches. Un grupo de los que habíamos salido de Sotoca nos vamos a Trillo, donde hemos dejado un coche, y así disfrutamos de otro camino también muy agradable que discurre por la ladera de la margen derecha del Tajo. Una gozada, con sol y sombra de los árboles. Un poco de subida hasta El Colvillo y ya casi llegamos. Algunos se quedan y otros, con nuestro vehículo nos vamos a Carrascosa.

Algunos regresan a Trillo por la senda de la margen derecha.
En el Centro Social nos esperan con un rico aperitivo. Begoña nos ha preparado un asadillo para chuparse los dedos. Y después de comer, con lo que hemos traído, nos ponemos en “modo copla” y a ello. Los versos empiezan a fluir y entre unos y otros vamos componiendo unas coplas sobre la jornada que, como en otras ocasiones, después cantamos a ritmo de rabel.





Las rabeladas ayudan a recordar lo mejor de la jornada.
Hasta el próximo año en el que recorreremos de nuevo los caminos a Óvila.

¡Muchas gracias a Eduardo Gordillo, Enrique Díaz, José Luis Tenorio, José Luis Sanz Higés y Juan José Hita por las fotos!