Próximas actividades

ATENCIÓN: Debido al riesgo de contagio por la actual epidemia de coronavirus, y hasta nuevo aviso, quedan canceladas las jornadas de patrimonio previstas para estos meses.

sábado, 11 de abril de 2020

Suspensión temporal de las jornadas de patrimonio de Cifuentes

Jornada de patrimonio del 10 de marzo de 2018, antes de salir de Solanillos.

Como ya habréis comprobado todas aquellas personas que nos seguís, como resultado de la pandemia de COVID-19 y las medidas sanitarias que nos hemos impuesto en España, nos hemos visto obligados a suspender temporalmente las jornadas de patrimonio de este año. Sólo hicimos la de febrero, y al final no pudimos hacer ninguna de las siguientes de marzo a junio.

El programa suele acabar con rabeladas en las que narramos los sucesos del día.

Aquí podéis ver un vídeo que intenta resumir todo lo que ofrece el municipio de Cifuentes y sus pueblos, para que vayáis haciendo planes para venir a vernos en cuanto esto acabe, y participar en todas las actividades que os estamos preparando:


Y aquí abajo podéis ver un vídeo en el que ha participado alquien que conocéis, para promover la responsabilidad en el confinamiento, y que también vayáis haciendo planes para ir a visitar el Geoparque Mundial de la UNESCO de la Comarca de Molina y el Alto Tajo, en el que también participa y forma parte el municipio de Cifuentes:


http://www.geoparquemolina.es

Precisamente para el 27 de junio de este año teníamos planificada una jornada de patrimonio con el objetivo de conocer el camino antiguo de Ocentejo a Oter, que está íntegramente dentro del Geoparque. Al final no pudo ser, pero no creáis que os váis a librar de ella...

Muchos ánimos, y si os aburrís, recordad que en este blog están disponibles todas las crónicas de las actividades realizadas desde el año 2014, para que les echéis un vistazo.

domingo, 1 de marzo de 2020

Crónica de la jornada de Castilmimbre a Gualda por Picazo




Hoy, sábado 22 de febrero, ha amanecido con helada. En Cifuentes tenemos cuatro grados bajo cero. No se ven nubes. Está previsto que nos haga un día soleado. En Gualda nos vamos encontrando viejos amigos y conocidos de otras Jornadas de Patrimonio. También hay gente nueva. Hoy comenzamos la primera jornada de este año. Nos espera un autobús que nos llevará a todos hasta Castilmimbre.

Una hora más tarde llegamos a Castilmimbre. Nos bajamos del autocar y calle abajo entramos en el bar, donde Nati nos ha preparado un estupendo desayuno por gentileza de la alcaldía de la pequeña localidad. ¡Qué bien sientan esos dulces y ese café calentito que nos ayuda a combatir el frío! ¡Muchas gracias a los anfitriones!

Enrique y Luisa hacen las presentaciones de rigor y rápidamente comenzamos la visita guiada al pueblo. Cerca de la picota, nos están esperando Raúl, su alcalde pedáneo, y una veintena de vecinos que nos dan la bienvenida. Luisa nos habla de la picota, del uso tradicional de la misma y de otros rituales religiosos que allí se siguen celebrando y que provienen de ancestrales ritos de fertilidad.

En el patio de entrada a la iglesia de Castilmimbre.
Ascendemos hasta la iglesia del pueblo, desde cuya barbacana se tienen unas vistas espectaculares. Enrique nos habla de las rocas con las que se ha construido el edificio. En el interior vemos la pila bautismal a los pies, en el baptisterio. La iglesia es de una sola nave con una única capilla a la izquierda. Parece faltarle otra a la derecha para ser de cruz latina. Está dedicada a la Virgen de la Asunción, de la que tienen una bonita talla que sobrevivió a la guerra civil, aunque no el retablo, que fue destruido. Para los de Castilmimbre ésta es su “Virgen del Castillo”, y así denominan también a su pueblo: Castillo.

Descendemos ligeramente hacia la ronda de solana, una calle desde la que vemos el valle donde antaño se cultivaba mimbre. Las casas del pueblo se escalonan en la cumbre del cerro y hacemos parada en una gran roca donde Enrique nos explica de qué está hecha la cima, su origen y cómo se formó el relieve circundante.

Junto a la fuente llegan las últimas explicaciones sobre Castilmimbre.
Desde la fuente vemos al fondo la plaza Mayor, con su ayuntamiento y su antigua cárcel. La fuente es curiosa, escalonada, ideal para que el agua se decante. En la parte más baja está el lavadero con sus dos pilas.

Antes de emprender el camino, Faustino nos canta unas jotas. En Castilmimbre ya están acostumbrados a sus arranques, incluso algo hastiados, pero a nosotros nos ha encantado el detalle y se lo agradecemos. Cuesta abajo, empezamos el camino, acompañados de música tradicional que nos ofrecen Carlos con la dulzaina y Enrique con el tambor.

Carlos y Enrique animan el paso del grupo con música tradicional.
En la bajada hay otra fuente con su abrevadero y otro lavadero. Nos hablan de la importancia del agua y de su aprovechamiento. No se desperdiciaba ni una gota. El sobrante iba a los huertos. Un escrito grabado en cemento advierte de la multa de dos pesetas a aquel que enturbie el agua.

Fuente, abrevadero y lavadero: tres en uno al servicio de todos.
El grupo llega al fondo del Barranco de Valdurón.
Tras un tramo por la vega del valle, toca ir cuesta arriba hasta que lleguemos al llano de la Alcarria, donde está el cruce con la cañada. El sol empieza a calentar y nos empezamos a quitar forros y sudaderas. Caminamos a buen ritmo charlando con unos y otros.

El buen tiempo anima a disfrutar.
 

En la cañada, nos explican sobre la trashumancia y que ésta es la Cañada Real Soriana Oriental, que une las sierras del norte de Soria (Sierra de Cameros) con las del norte de Sevilla (Sierra Morena), y por donde iban los grandes rebaños de ovejas hasta hace unas décadas.

El interfluvio entre las cuencas fluviales del Tajo y del Tajuña es peculiar.
Enrique nos explica que estamos en el interfluvio o divisoria entre las cuencas hidrográficas de los ríos Tajuña y Tajo, con diferente pendiente en cada vertiente, y Alejandro nos habla sobre la vegetación del entorno.

La bajada del páramo a Picazo tiene algunos tramos muy bonitos.
A partir de aquí comienza una fuerte bajada. Quien no se atreva puede montarse en el vehículo escoba del Ayuntamiento de Cifuentes. La senda está muy erosionada, hay muchos cantos sueltos y las motos han dejado un profundo surco que hace que el camino sea aún más dificultoso.

El descenso es algo empinado y más de una persona se resbaló.
En un tramo del descenso a Picazo aún se conserva la plataforma del antiguo camino.
Llegando al fondo del valle está Picazo, un pueblo abandonado desde los años 60, aunque un par de vecinos resistieron hasta los 80. Es triste y desolador ver su estado actual, con casas e iglesia en ruinas. La falta de servicios básicos como luz y agua, así como escuela y médico hicieron que la gente se marchase. Natalia nos habla de la prosperidad que tuvo en otros tiempos y Luisa nos cuenta que cultivaban un zumaque de muy buena calidad que se utilizaba para curtir el cuero y teñir.

El tronco de un viejo olmo yace junto a la iglesia de Picazo.
Luisa nos habla sobre el origen y uso tradicional del zumaque.
Un breve descanso mientras algunos se toman un tentempié, Faustino nos canta más jotas, y Carlos y Enrique nos vuelven a acompañar con música tradicional.

Impresiona ver los almendros floreciendo tan pronto.
A la salida, junto a un almendro, Alejandro nos dice que este árbol fue traído de Oriente e introducido por los árabes en la Península. Es curioso, porque sus frutos no tienen pulpa. Las abejas están libando sus flores y tratamos de molestarlas lo menos posible.

Bajo el almendro, Alejandro nos habla de su historia y peculiaridades.
Seguimos la marcha. El sol calienta y nos seguimos despojando de prendas de abrigo. El camino es fácil, cuesta abajo y con una pendiente muy ligera. En el valle, surcado de fuentes y arroyos, Natalia nos habla de cultos paganos a las aguas. En unas rocas, Enrique explica cómo hace millones de años se depositaron arenas, limos y cantos rodados arrastrados por la corriente de los ríos.

Enrique nos cuenta sobre las rocas,su edad y origen.
Un pequeño tramo de carretera y ya casi llegamos. Arriba a la izquierda vemos “El Covacho de la Virgen” donde en Gualda cuentan que antaño se apareció la Virgen a unos pastores. Ya vemos la ermita de la Purísima de Gualda donde nos espera Ángel Luis, el melero de Gárgoles, para ofrecernos una degustación. ¡Rico queso fresco con miel y también agua y vino! ¡Qué bien sienta tras la caminata!

Junto a la ermita de la Virgen de la Purísima Concepción de Gualda.
El día está agradable y muchos nos quedamos a comer en el merendero junto a la ermita. Como siempre, la comida se ofrece a unos y otros, y esta vez viajan de mesa en mesa ensaladas y tortillas, así como dulces, fresas y licores.

Anita nos abre la ermita que visitamos con ella. Hay una preciosa talla de la Virgen que no es la Inmaculada, a quien está dedicada el templo, sino la Virgen del Amor Hermoso. También nos sorprende un cuadro que representa el martirio de Santa Catalina, y que es una reproducción de otro más antiguo que hubo allí.

Dejamos el merendero y la ermita, y nos vamos al bar a tomar café. Algunos se sientan y se quedan cantando y tocando, y otros nos vamos con Mariano y Anita a visitar el pueblo de Gualda.

Mariano nos habla de su pueblo con un cariño que contagia.
Luisa nos habla de que aquí se firmó el Tratado de la Mesta a finales del siglo XIII y que era un lugar apreciado por los monarcas, sobre todo por la caza, abundante en la zona.

La fuente monumental de la plaza es de la época de Carlos III y también hay allí un palacete que servía de descanso al rey en sus estancias en la villa.

Gualda tiene numerosos rincones de interés.
Si la ermita donde comimos nos parecía grande, la iglesia de Gualda es soberbia, y aún le da más realce el estar situada al final de una escalinata y en lo alto de un cerro. En la plaza, junto al ayuntamiento y la iglesia, hay un olmo recién plantado que ha sustituido a otro que murió por la grafiosis.

El lavadero de Gualda se mantiene en funciones y tiene una gran luminosidad.
El lavadero de gran tamaño y a cubierto está recién restaurado. El sobrante del agua va a los huertos.

De camino al bar encontramos una calle cuyo nombre nos sorprende: “Calle del Andrajo”. Le preguntamos a Anita si sabe por qué se llama así y nos dice que no.

Carlos y Enrique vuelven a animarnos con música tradicional.
En la terraza del bar nos unimos a los que se quedaron tocando y cantando. Suenan rabeles, dulzaina, tambor y castañuelas. Algunas se arrancan a bailar jotas. Pilar nos saca unas coplas escritas de su puño y letra, que hablan de la marcha, y las cantamos a coro al ritmo que Enrique nos marca con la armónica, despidiendo la jornada. En este enlace puedes bajarte el PDF de las coplas (69 Kb).

viernes, 14 de febrero de 2020

Recuperando la fiesta de Santa Águeda en Ruguilla

Una parte del grupo que participó en la fiesta de Santa Águeda de Ruguilla.

El pasado sábado 1 de febrero, los vecinos de Ruguilla celebraron y recordaron la fiesta de "Los aguinaldos de Santa Águeda" organizando una comida popular con cabrito para recordar aquella otra fiesta en que los mozos corrían un macho cabrío por las calles del pueblo mientras pedían el aguinaldo, para después dar buena cuenta del animal, y con todo ello aprovechar para pasar un buen rato.


La visita del "macho" al club social resultó de lo más animada.


La fiesta como tal lleva unos sesenta años sin celebrarse, así que las ruguillanas y ruguillanos se han puesto manos a la obra para intentar recuperar un mínimo de esta tradición. Pero como conseguir un macho cabrío no es fácil estos días, y mucho menos llevarlo por la calle sin causarle ningún daño, decidieron que lo mejor sería que una persona se disfrace y haga las veces de "macho", como allí lo llaman.


En compañía de la ronda, y sin necesidad de sujetarle,...
..."el macho" recorrió las calles de Ruguilla como hacía entonces...
...y todos pudimos pasar un buen rato.

En una anterior entrada a este blog ya mostrábamos esta fiesta y su análogo en Membrillera, tal cual los describía José Ramón López de los Mozos, etnógrafo de la provincia de Guadalajara recientemente fallecido (el 15 de marzo de 2018). Dejamos estas letras como homenaje a la encomiable labor de este profesional, y en concreto por su contribución a la conservación de las tradiciones de la provincia de Guadalajara, parte del patrimonio cultural intangible de Castilla.


Hay que decir que tanto las cebolletas asadas (calçots)...
...como la caldereta de cabrito, estaban para chuparse los dedos.


miércoles, 29 de enero de 2020

De Castilmimbre a Gualda por Picazo

Este próximo sábado 22 de febrero tendrá lugar la primera Jornada de Patrimonio prevista para el año 2020 por el Ayuntamiento de Cifuentes, recorriendo el antiguo camino entre Castilmimbre y Gualda que pasa por Picazo. El recorrido permite apreciar la vegetación y relieves característicos de la Alcarria, visitando tres pueblos preciosos en el corazón de la provincia de Guadalajara.

Cartel con la convocatoria de la excursión.

Esta primera jornada comenzará en la Plaza de la Fuente de Gualda, desde donde a las 8:30 partirá el autobús que llevará a los participantes hasta Castilmimbre. Para ello, a partir del lunes 3 de febrero, las personas interesadas deberán llamar de lunes a viernes y de 9 a 13 al teléfono 949810001 (Ayuntamiento de Cifuentes) para reservar plaza en el autobús, aportando nombres y teléfono de contacto. Una vez completada la capacidad del autobús, serán añadidas a una lista de espera por si hay cancelaciones.

Antes, a las 8 am (con perdón para las personas dormilonas), saldrán desde la Plaza Mayor de Cifuentes hacia Gualda los que quieran compartir espacio en su coche con los que no disponen de vehículo. En Gualda dejaremos los vehículos con la comida, y las personas inscritas deberán pagar 5 euros al subir al autobús, que saldrá de allí a las 8:30. Una vez llegados en el autobús a Castilmimbre hacia las 9:30, tendrá lugar una breve visita guiada por este interesante pueblo.

Si alguna de las personas participantes quiere comprar en Castilmimbre su tentempié recién hecho para el camino, la encargada del bar (Nati) nos ha ofrecido preparar tortilla y/o bocadillos para quien se lo encargue llamándola al 676981380.

Vista de Castilmimbre desde el fondo del valle por el que iremos andando.
A las 10:00 será la salida andando de Castilmimbre. Tras 11,3 km, la llegada a Gualda está prevista hacia las 14:00, visitando por el camino varios lugares de interés. Atención: a diferencia de las jornadas de otros años, una vez llegados al destino (Gualda) no se transportará a los conductores de vuelta a Castilmimbre para recoger sus coches.

Una empresa de productos locales de la miel nos ofrecerá un aperitivo al llegar a Gualda después de la caminata, y los participantes que lo deseen podrán comer en el bar con lo que hayan traído. En caso de que haga buen tiempo (sin lluvia), quien quiera puede dejar su coche por la mañana junto a la Ermita de la Concepción de Gualda, y así, al llegar de la caminata, puede comer en las mesas del merendero que hay en el pinar junto a la ermita, y luego ya ir a tomar el café al bar o lo que se tercie.

Iglesia de Picazo.
En cualquier caso, en Cifuentes y otros pueblos del entorno hay restaurantes que ofrecen buen menú a buenos precios. En este enlace puedes ver un listado (se recomienda llamar antes). Después de la comida habrá una visita guiada por Gualda, y como ya suele ser tradicional, terminaremos la jornada componiendo unas coplas sobre las anécdotas del día y cantando unas rabeladas.

La distancia total del recorrido es de unos 11 km de dificultad media variable, por caminos de tierra y sendas por el monte, tanto en terreno llano como con bastante pendiente en algún tramo (mira el perfil), y en su mayor parte de bajada gradual. OJO: la bajada del páramo alcarreño a Picazo tiene bastante pendiente, y en caso de lluvia o nieve puede ser peligrosa. Se recomienda llevar calzado con huella y que sujete bien los tobillos.

Perfil del camino entre Castilmimbre, Picazo y Gualda.
Se recomienda llevar ropa de abrigo o lluvia adecuados para el tiempo que haga, así como agua y un tentempié para el camino. La predicción del tiempo atmosférico está disponible en este enlace.


Esta jornada de patrimonio es una actividad organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con el Ayuntamiento de Brihuega y las vecinas y vecinos de Castilmimbre y Gualda. Para participar es imprescindible reservar en el 949810001 (Ayuntamiento de Cifuentes) y presentarse antes de la hora indicada (8:30 am) en el lugar de encuentro (Plaza de la Fuente de Gualda). 

Atravesaremos el páramo de la Alcarria en un tramo de unos cientos de metros.
Para obtener más información, puedes llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puedes escribir al correo electrónico turismo@cifuentes.es


Documentación disponible:
- Folleto (díptico) con el programa de la actividad y mapa del recorrido (PDF de 670 Kb).
- Cartel para imprimir, con el programa general de jornadas de patrimonio para 2020, en formato PDF (290 Kb).
- Cartel para imprimir, con el programa específico de esta jornada de Castilmimbre a Gualda, en formato PDF (230 Kb) y en formato JPG más arriba en esta misma página.
- Archivo KMZ del recorrido (para ver con GoogleEarth, GoogleMaps u otros geolocalizadores).
- Vídeo MP4 del recorrido visto en GoogleEarth. Un poco chapucero, pero bueno, por algo se empieza. Ya iremos mejorando con el tiempo...

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Programa de jornadas de patrimonio en Cifuentes para 2020

Actualización de marzo 2020 con motivo de la epidemia de coronavirus: Se cancela la jornada de patrimonio del sábado 28 de marzo. En cuanto a las jornadas de abril y mayo, dependerá de cómo evolucione la situación. Perdonen las molestias.

Ya tenemos el programa para las jornadas de patrimonio del próximo año 2020 en Cifuentes:
Cartel con el programa de excursiones para 2020.

Por noveno año consecutivo desde que se inauguraran estas jornadas de patrimonio en 2012, la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Cifuentes organiza una nueva serie de Jornadas de Patrimonio en 2020 bajo el lema "Caminos que unen pueblos" (tercero de la trilogía 2018-2020). El objetivo es dar a conocer, mediante rutas de senderismo guiado, los pueblos del entorno de Cifuentes, recuperando los caminos hoy ya poco conocidos u olvidados que les sirvieron de unión.

Cifuentes fue durante cientos de años cabecera comarcal y núcleo de comercio a donde era necesario acudir para vender y comprar, así como para realizar gestiones y trámites. Este programa de recorridos guiados busca rememorar aquellos viajes, y a la vez dar a conocer el patrimonio natural y cultural a lo largo del camino y en su entorno inmediato. Las salidas tendrán lugar cada mes de febrero a junio de 2020 con el siguiente programa:

  • Sábado 22 de febrero: Castilmimbre - Picazo - Gualda (13 km)

  • Sábado 28 de marzo: Trillo - Cifuentes (10 km)

  • Sábado 18 de abril: Canredondo - Ruguilla (11 km)

  • Sábado 30 de mayo: Valderrebollo - Cifuentes (10 km)

  • Sábado 27 de junio: Ocentejo - Oter (7 km)
 
Este año 2020 va a hacer falta reservar para las jornadas de febrero y junio, pues la distancia en coche del destino al origen es demasiado grande y retrasaría el programa. Primero dejaremos los coches en el destino (Gualda y Oter), haremos el recorrido al origen (Castilmimbre y Ocentejo) en autobús, y así luego podremos llegar al destino andando y sin tener que preocuparnos de tener que ir a recoger los vehículos.

Se trata de una actividad organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con las vecinas y vecinos de los pueblos de origen y destino. Para obtener más información puedes llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puedes escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es
 

miércoles, 30 de octubre de 2019

Séptima marcha por el Camino de la Lana


Por el Camino de la Lana, entre Cifuentes y Moranchel.
Por séptimo año consecutivo, este pasado sábado 19 de octubre de 2019 hicimos un recorrido por el ramal del camino a Santiago conocido como Camino de la Lana, que viene de Valencia y Alicante y que, pasando por Cuenca, Cifuentes y Atienza, se une en Burgos al camino principal que viene de Francia hacia Santiago. Como en ocasiones anteriores, el objetivo de esta actividad es dar a conocer el tramo correspondiente al municipio de Cifuentes, entre Trillo y Las Inviernas (Guadalajara).

Presentaciones en la Plaza Mayor de Gárgoles de Abajo.
El lunes amaneció lloviendo y lo ha seguido haciendo casi todos los días de esta semana, pero hoy sábado parece que ya no va a llover. La mayoría ni siquiera hemos traído ni paraguas ni chubasquero. Aquí estamos en el punto de encuentro, en la Plaza Mayor de Gárgoles de Abajo.

A las 9 de la mañana, sorprendentemente puntuales, comenzamos el sellado de cartillas, y con nosotros está Andrés Orea, tesorero de la Asociación del Camino de Santiago de Guadalajara, que nos ha traído unas fundas con el logotipo de la asociación para que guardemos nuestras cartillas-credenciales.

Después de un reconfortante desayuno en Gárgoles de Abajo a base de chocolate y bizcochos por gentileza del Ayuntamiento de Cifuentes, de saborear también algún dulce y licor de Matilde, una vecina de este pueblo, y tras las presentaciones de rigor, unas ciento sesenta personas comenzamos la ruta.


Admirando la iglesia de Gárgoles de Abajo.
En el Parador se alojó Camilo José Cela durante su viaje a la Alcarria.
Visitamos la iglesia de esta localidad. En la parte baja del pueblo, frente al Parador, geólogo e historiadora nos hablan del origen y uso de las cuevas. Cruzando el puente medieval sobre el río Cifuentes, tomamos el camino hacia Gárgoles de Arriba, donde visitamos también su iglesia.
Luisa nos habla de las vías romanas y su relación con el camino.
Interior de la iglesia de Gárgoles de Arriba.
Enrique nos habla del tipo de rocas con las que se construyó y nos enseña a distinguir la toba de la arenisca. Luisa nos explica dentro de la iglesia y nos cuenta curiosidades sobre la misma. Un gran mural tras el altar en el que hay corderos nos invita a hablar de la lana y las ovejas merinas de las que nos cuenta algo más José Luis de Lucas, biólogo al que hemos invitado a participar. Mientras, afuera, Eduardo va sellando las cartillas, al igual que otros años, y así en cada pueblo.

Unas tonadas castellanas a la dulzaina para animar el recorrido.
Hoy hemos entrado en Gárgoles de Arriba con música. Nos acompaña Carlos Morán con su dulzaina y Enrique ha sustituido la habitual carpeta por un tambor. La música le da un encanto especial a la ruta y anima a la comitiva, que de nuevo emprende la marcha en dirección a la ermita de San Blas.



Allí el grupo se divide, unos entran en la ermita con Luisa que nos cuenta la historia del monasterio de San Blas que allí hubo y también nos habla de la cercana villa romana. Enrique se queda un poco antes con un grupo para explicarles las tobas con más detalle, y otros sacan un pequeño refrigerio de sus mochilas y descansan.

Cruzamos los restos del antiguo convento de San Blas.
Avivamos el paso, que ya vamos con retraso. Atravesamos el poblado de la Central Nuclear, que pronto se convertirá en un despoblado, pues ya apenas queda gente viviendo allí de forma permanente. Unos minutos más y ya hemos llegado a Cifuentes. Junto a la balsa esperan algunos de los que han llegado primero, otros están por los bares y alguno más en Santo Domingo bailando zumba.

Reunidos en el siguiente punto de encuentro, junto al pórtico románico de Santiago, de la iglesia de El Salvador, Luisa nos explica su historia y el significado de esas figuras tan enigmáticas. No nos cuenta nada de la calle del Cristo de la Repolla porque se hace tarde y no da tiempo a parar.

Llegando a Moranchel.
Ya llevamos sellados tres pueblos y vamos a por el último sello que Eduardo nos pondrá en Moranchel. El camino sube y baja. Vamos charlando amigablemente unos con otros. Da igual si no nos conocíamos de antes. Parecemos una gran familia. La fila es muy larga y algunos ya han llegado y están degustando la miel y el queso que Ángel Luis y Miguel nos ofrecen a la entrada del pueblo. ¡Qué bien sienta después de los catorce kilómetros, y con el apetito y la sed que traemos!

Nos avisan de que ya están las migas esperando. Nos dirigimos hacia el bar, ya que enfrente está el caldero con las migas calentitas. ¡Riquísimas! También se reparten uvas para quienes las prefieran acompañadas de este fruto tan abundante en esta época en nuestras tierras. Es época de vendimia.

Tras la comida, los conductores se están montando en los vehículos disponibles para volver a Gárgoles de Abajo a recoger sus coches. Otros nos vamos con Luisa a ver la iglesia del pueblo y los trampantojos de Asun Vicente. ¡Qué maravilla! ¡Son preciosos! ¡Qué artista!

Cantando las coplas al son de los rabeles.
Y para terminar, otro arte: la música. Nos vamos a una sala que nos abren en el ayuntamiento para poder sacar los rabeles y cantar. El rabel en la calle se escucha muy mal. Carlos Estalayo, el marido de Pilar Villaverde, nos trae unas coplas que nos hablan de la ruta, y que su mujer, nuestra coplera, nos ha compuesto (enlace aquí), aunque esta vez no nos ha podido acompañar. Enrique nos canta unas emotivas coplas compuestas por él en 2013 sobre el Camino de la Lana y los pastores de antaño (enlace aquí). Carlos Morán toca varias piezas del folklore castellano con el chiflo y el tambor, y los demás, mejor o peor, cantamos animadamente.

La tarde avanza y nos despedimos con un hasta pronto. Para la próxima marcha falta un año, pero nos veremos antes en las próximas Jornadas de Patrimonio, que darán comienzo en febrero y que hasta junio nos llevarán, como siempre, por los pueblos del entorno de Cifuentes.