Próximas actividades

Próximas actividades: Santa Catalina en Ruguilla (25 de noviembre) y primeras rondas de navidad (8 de diciembre).

jueves, 18 de septiembre de 2014

Cuidar nuestras fuentes

El pasado sábado 7 de junio hicimos una excursión en bicicleta mi hijo y yo por los caminos al norte de Cifuentes. Como en otras ocasiones, paramos a beber en la fuente de La Perejila, una de las pocas que todavía se conservan en funciones por esa zona, y por lo tanto una de las pocas oportunidades que tenemos de refrescarnos en nuestros paseos. Y os aseguro que ese día hacía calor...

La fuente de la Perejila está a poco más de 2 km al norte de Cifuentes
El mapa 1:25.000 del IGN muestra el topónimo, pero no la ubicación de la fuente
El agua es un recurso natural de uso público, necesario y demasiadas veces escaso, especialmente en climas semiáridos como nuestro peculiar régimen mediterráneo continental. Estas fuentes que hay por el campo fueron hechas por nuestros antepasados y han sido utilizadas durante décadas, algunas incluso durante siglos. Curiosamente, requieren bastante poco cuidado como contraprestación al gran servicio que nos dan. Cuidarlas es tan sencillo como limpiar el grifo, el abrevadero y su entorno como mínimo una vez al año, y revisar la caja colectora en caso de que deje de manar. Muchas fuentes que creemos secas simplemente tienen su caja colmatada de sedimento fino que se ha ido decantando durante décadas hasta impedir la circulación del agua. Este es especialmente el caso en el entorno de Cifuentes, pues muchos manantiales están situados en materiales geológicos con abundante sedimento fino que con el paso del tiempo se va acumulando, pudiendo llegar a cegarse y dejar de fluir el agua en la fuente.

Dos mujeres cifontinas (Fuensanta y Angelines) están desarrollando un proyecto de inventario, señalización y difusión de las fuentes y manantiales del entorno de Cifuentes, preguntando a personas mayores y pateándose el campo con ellas, pues algunos de estos lugares ya estaban casi perdidos. Por ahora han publicado un folleto para visitar algunos puntos que ya tienen señalizados, pero la labor es ardua y todavía queda mucho por hacer. La idea es excelente, sobre todo si queremos seguir disfrutando de este patrimonio natural y cultural que hemos heredado y que en muchos casos se encuentra en peligro de desaparecer. Unos cuantos entusiastas estamos colaborando en el proyecto y desde este blog animo a todas las personas interesadas a que se unan en las tareas de voluntariado para limpiar y recuperar lo que es de todos.

El manantial del Atajuelo pasaría desapercibido si no nos lo hubieran señalizado
Os dejo con las coplas que escribí en la Fuente de La Perejila con la ayuda de mi hijo Tomás, al que hacía poco se le había caido ya su último diente de leche:

COPLAS DE LA FUENTE DE LA TÍA PEREJILA

A la Tía Perejila / se le han caido los dientes,
y los tiene escondidos / todos detrás de la fuente.

Todos detrás de la fuente, / guardaditos de uno en uno;
cuando vayas a beber, / igual te encuentras alguno.

Igual te encuentras alguno, / y si no, no pasa ná;
basta con echar un trago, / que luego te crecerán.

Que luego te crecerán, / yo lo tengo comprobado
cada vez que "viá" la fuente / a beberla de buen grado.

A beberla de buen grado, / agua limpia y cristalina,
es el agua de la Fuente / de la Tía Perejila.

Enrique Díaz y Tomás Díaz, junio de 2014







No hay comentarios:

Publicar un comentario