Próximas actividades

Próximas actividades: Santa Catalina en Ruguilla (25 de noviembre) y primeras rondas de navidad (8 de diciembre).

lunes, 20 de febrero de 2017

Fiesta de Santa Águeda en Ruguilla



El día 4 de febrero, la Asociación de Vecinos de Ruguilla celebró y recordó la fiesta de Santa Águeda organizando una comida popular con cabrito para recordar aquel macho cabrío que corrían los mozos ese día. La fiesta como tal lleva casi sesenta años sin celebrarse, así que fue Isabel quien nos contó lo que le habían contado a ella.

Participantes en la comida popular de la festividad de Santa Águeda de Ruguilla.
La fiesta de Santa Águeda se celebraba durante dos días. José Ramón López de los Mozos nos cuenta cómo era esta fiesta en Ruguilla y establece un paralelismo con la "fiesta del cabro" de Membrillera, también en Guadalajara:

“Comenzaba esta fiesta el día 25 de noviembre, con motivo de la celebración de Santa Catalina, patrona del pueblo, con la reunión de todos los solteros, bajo la presidencia del alcalde de los mozos del año anterior, dándose la bienvenida a los de 15 y 16 años que por primera vez acudían a una reunión de mozos, entrando en dicha comunidad a cambio de una pequeña cantidad en metálico, ya que desde aquel momento se pasaba de ser chaval a ser mozo y, por lo tanto, tener derecho a participar en otras fiestas.


El último sábado de octubre se sigue corriendo al cabro en Membrillera (Guadalajara).
Estos nuevos mozos eran llamados alguaciles y pasaban a reemplazar a los del año anterior en su cargo durante todo el año, hasta la llegada de otro día de Santa Catalina en que pasaban a ser alguaciles los mozos que habían ingresado de nuevo. Posteriormente se procedía a la elección de tres mozos, es decir, de un alcalde y dos concejales, según edades, que serán los jefes de los mozos durante el año y quienes se encargarán de custodiar los dineros que se vayan allegando, con el fin de hacer frente a los gastos de la fiesta de Santa Águeda.


El cabro de Membrillera engalanado para la carrera (29-10-2016).
Dos o tres domingos antes del día de Santa Águeda, el 5 de febrero, el alcalde y los concejales daban orden a los alguaciles para que convocasen a todos los mozos y, entre todos, preparar la fiesta, lo que se hacía el domingo siguiente bajo la presidencia del alcalde. Allí se acordaba la compra de un macho cabrío grande y gordo, con gran cornamenta y muy agresivo. Si en el pueblo no lo había con esas características el alcalde y los concejales salían a comprarlo a cualquiera de los pueblos de los alrededores y, una vez el macho cabrío en el pueblo era encerrado en un corral del alcalde hasta el día 4.

Era condición que si se compraba en Ruguilla, se pagaba en el acto, pero no se harían cargo de él hasta el día señalado que, en un caso u otro, por la mañana los tres mozos de Santa Águeda se ocupaban de lavarlo, aceitando su piel y la barba para que brillase, abrillantando también los cuernos con aceite o grasa.

Por la tarde se requería la ayuda de algunas mujeres para adornar el macho con pañuelos, cintas, cencerros y cascabeles, quedando abigarradamente adornado. Posteriormente le ataban una soga a los cuernos y lo paseaban por todo el pueblo, encabezando la ronda. A veces era tanta la fuerza del animal que el alcalde y los concejales tenían que sujetarlo con todas sus fuerzas, agarrando la cuerda muy corta, pero dejándola correr cuando la ronda pasaba ante las mozas, tratando de embestirlas, produciéndose las correspondientes carreras y gritos.


Corriendo al cabro por las calles de Membrillera (Guadalajara).
Durante la ronda, los mozos iban haciendo cuestación de dinero y alimentos. Una vez recorridas las calles del pueblo, el macho se llevaba al matadero, donde era sacrificado y descuartizado, siendo los alguaciles los encargados de subastar sus despojos (cabeza, patas, menudo, piel y cuernos), que se disputaban los vecinos llegando a pagar sumas respetables respecto al valor de lo subastado. Lo recogido iba a engrosar el dinero con que pagar la fiesta.

Después, todos los mozos se disponían a cenar dos platos: judías rojas y arroz con las asaduras de la res, ya que la canal formaría la base del banquete del día 5. Tras la cena seguía la ronda y un baile.

El día de Santa Águeda, a primeras horas de la mañana se juntaban todos los mozos bajo la presidencia de su alcalde con el fin de organizar los actos a realizar. Lo primero que hacían era confirmar el mando a los cargos elegidos y nombrar otros dos o tres mozos para que se encargasen de guisar el macho cabrío en colaboración con un cocinero que buscaban entre los mejores del lugar.


Los jóvenes alguaciles sujetan al cabro, ante las autoridades y la ronda de Membrillera.
Después, varios mozos más solicitaban la llave de la iglesia al sacristán, volteando las campanas hasta la hora de la misa. Entre tanto, el alcalde y los concejales, vestidos con capa, acudían a casa del cura y éste los recibía dándoles los pertinentes consejos para que supieran guardar el orden, sabiendo utilizar su autoridad simbólica, ya que el concejo y el juzgado, también presentes en esta ocasión, delegaban en ellos su mando.

Ya de acuerdo, a la hora de reemplazar a las autoridades efectivas, el cura, el alcalde y los concejales se dirigían a la iglesia y acompañaban al primero hasta la sacristía a fin de que se revistiese para oficiar la misa, mientras ellos ocupaban los bancos reservados a las autoridades.
Transcurría la misa, que era cantada, con toda normalidad y tras la misma acompañan al sacerdote a su casa, desde donde se organizaba nuevamente una ronda que comenzaba con una serenata en su honor, hasta la hora en que se les avisaba que la comida estaba preparada.

Por la tarde se jugaba a los bolos y se tiraba la barra. Ya por la noche, los mozos reunidos procedían a la cena, pero acompañados por el cura y las autoridades verdaderas, a las que cedían la presidencia.”


En Ruguilla, la comida popular permite a todos comentar y aprender sobre la tradición de la fiesta de los mozos del día de Santa Águeda.
La referencia bibliográfica utilizada es:
López de los Mozos, J.R. (2006). Acerca de la carrera del cabro de Membrillera: Posibles paralelismos. Revista de Folklore, vol. 312, p. 212-216.
y está disponible en este enlace.

Las fotos de la Carrera del Cabro de Membrillera de 2016 son de esta página web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario